Y después del embarazo, ¿qué?

Gestar es una experiencia intensísima llena de cambios a todos los niveles. Todo cambia, traer una persona al mundo te cambia la vida; la personal, la familiar, la social, la laboral… Hay quienes la definen como una verdadera transformación, un torbellino de cambios constantes tanto internos como externos, únicos y continuos, primarios, primitivos, salvajes. No hay dos experiencias iguales.

Socialmente existe una idea romántica del embarazo y la maternidad que frecuentemente dista mucho de la realidad. El embarazo es un suceso socialmente positivizado e idealizado, todo el mundo habla de lo maravilloso que es, pero lo cierto es que existe una enorme variabilidad individual en la vivencia de cada mujer, y si el embarazo está idealizado, el posparto directamente está invisibilizado.

Maternar implica grandes cambios, de eso no hay duda. Ser madre puede ser la experiencia más sublime, tierna, excepcional y maravillosa de la vida, y al mismo tiempo la más contradictoria, agotadora, desesperante, dura y hostil. Y es que existe un gran foco puesto en el cuidado del embarazo pero desconocemos y descuidamos lo que implica realmente el puerperio y el posparto¿Qué pasa después del embarazo? ¿Por qué no se habla ni se sabe cómo es el posparto, cuánto dura, qué implica o qué tipo de apoyos se necesitan?

*   *   *

Con la noticia de la llegada del bebé, la futura familia se va haciendo a la idea de los cambios venideros preparando todo lo que se supone es necesario: cunas, carros, sillitas, pañales, cremas, boas, fulares… Hay tiempo de preparar, de organizar, de pensar, de dejar volar la imaginación sobre el cómo será, de reflexionar sobre lo que queremos y lo que no, de ponernos en situación y de mirar de frente a la inminente maternidad (o continuidad cuando ya se es, con las consecuentes adaptaciones de la familia y los hermanos).

Durante la gestación, el organismo se va adaptando de una manera orgánica y natural al crecimiento del bebé día a día; la postura, el centro de gravedad, el tono muscular, la tensión y distensión del abdomen, el creciente y constante peso sobre el periné, la laxitud de todos los tejidos, la frecuencia y la capacidad cardiorrespiratorias, la posición de todos los órganos internos, del tracto digestivo, las presiones internas, las segregaciones neurohormonales… todo se adapta, se reorganiza y se prepara para que el bebé crezca hasta que decida nacer (porque sí, es el cerebro del bebé quien marca el inicio del parto cuando está preparado para nacer), sin olvidarnos por supuesto de la intensidad psicológica y emocional que supone esta experiencia vital, los pensamientos acerca de los cambios de vida, las reflexiones, las dudas, las expectativas, los miedos frecuentes sobre si saldrá todo bien, si lo sabremos hacer bien (…).

Desde los ámbitos familiar, sanitario y social, la madre y el bebé reciben una especial atención y protección durante este periodo de gestación, recibiendo unos cuidados constantes y continuos mediante el seguimiento de la matrona, las pruebas médicas, el apoyo de toda la red personal y familiar, las vacunaciones, la especial de la pareja en caso de haberla…

Sin embargo, una vez pasado el parto, de la noche a la mañana esa mujer embarazada pasa de tener todo el foco puesto en ella a ocupar un segundo plano donde el bebé es ahora el epicentro de todo; en cuestión de horas la mujer pasa del “cuerpo gestante” al “cuerpo criante”, con unas sensaciones que poco-nada tienen que ver a las del embarazo, con un parto a las espaldas y con una criatura recién nacida totalmente dependiente de su madre como verdaderas crías mamíferas que todos somos cuando nacemos.

De entrada, el parto es para muchas mujeres una de las experiencias más potentes y trascendentales de su vida, la intensidad física y psíquica que implica es enorme, de hecho es un evento que suele quedar grabado profundamente en la memoria dada su intensidad y excepcionalidad (Held, 1989), por eso cuando le preguntas a una mujer cómo ha sido su parto lo suele recordar de manera muy nítida a lo largo de toda su vida, e incluso nombrando detalles que habitualmente pasarían desapercibidos. Su alcance es tal que la expresión o activación de por vida de algunos de nuestros genes depende exclusivamente del ambiente celular en el momento del parto tal y como explica la epigenética (Dahlen et al. 2013), pero más allá de la experiencia de cada mujer que siempre será única, irrepetible e individual, el parto es sin duda un trabajo duro, con un impacto corporal y existencial enormes, un proceso intensísimo en el que el bebé pasa de ser una parte orgánica de tu ser a convertirse en una criatura independiente, un cuerpo que se convierte en dos.

Durante el embarazo y el parto los tejidos han sido presionados, tensionados, distendidos, readaptados y modificados, y tras él, todos esos cambios se van poco a poco revirtiendo volviendo a su lugar. Este período inmediatamente tras el parto es conocido como puerperio, – la cuarentena -, y es el tiempo en el que todos nuestros tejidos se van transformando de nuevo poco a poco volviendo a un estado más similar al de las condiciones pregestacionales: el útero se contrae durante semanas regresando a su tamaño habitual mediante un proceso llamado involución uterina, las heridas se van reparando y cicatrizando en los casos de desgarros, episiotomías y cesáreas, los niveles hormonales se van reequilibrando, se instaura la lactancia materna en caso de desearla, se reconfiguran todos los órganos internos ocupando de nuevo su lugar, se reajustan los volúmenes de sangre, el cerebro se adapta a la crianza, y así en un sinfín de cambios.

En este momento de la vida, muchas veces nos encontramos externa e internamente muy diferentes, nosotras en sí lo estamos, “ya no somos la misma”, el modo de vernos, el modo de sentirnos, el modo de auto-percibirnos, incluso el modo de mostrarnos al mundo cambia. Y esto es totalmente normal y requiere de un entendimiento del proceso, de la comprensión de lo que está ocurriendo en nuestro cuerpo-mente, de darnos tiempo, de respetar nuestros ritmos, de permitirnos el descanso y la recuperación sin culpas ni remordimientos, de recibir la atención y el sustento de nuestro entorno, y en definitiva, va de cuidados.

Es importante saber que tras el embarazo y el parto hay una serie de cambios hormonales muy potentes que duran semanas e incluso meses, inmediatamente tras el parto todos los tejidos de nuestro cuerpo están más laxos, nuestro cuerpo y nuestra pelvis se han preparado para parir y estas modificaciones no ocurren de un día para otro sino que hay una progresividad en el tiempo, y por esto es importantísimo cuidarnos y proteger nuestro cuerpo de manera adecuada, escuchándolo, promoviendo el descanso, favoreciendo posiciones horizontales (que no inmovilidad, ¡ojo!), evitando tareas domésticas y cargas los primeros días, proveyendo a esa madre de todos los cuidados que necesite para su bienestar y el de su bebé, y facilitando una incorporación a la cotidianidad pro-gre-si-va. Sólo de este modo se consiguen respetar los tiempos y los ritmos de nuestro organismo y recuperar adecuadamente todos nuestros tejidos, especialmente el suelo pélvico y el abdomen que son dos de las estructuras más vulnerables en este momento, y cuya correcta funcionalidad es fundamental para prevenir patologías futuras como hernias, prolapsos o incontinencias.

Cada posparto es diferente, al igual que cada embarazo, no hay dos iguales. Los límites temporales del posparto realmente son muy difusos. Los tiempos que se manejan en líneas generales son 6 semanas – la conocida cuarentena -, pero hay mujeres que necesitan 8 semanas, otras 10 y otras 15, las hay que en 4 están y se sienten realmente bien, y las hay que al año todavía se resienten, y esto es importante tenerlo en cuenta porque hay madres que conviven con molestias, dolores, sensaciones alteradas, etc., que deben ser escuchadas, valoradas y tratadas adecuadamente, más allá del “eso se cura con el tiempo” que tantas veces se repite en numerosas consultas, infravalorando e ignorando la salud de esas madres.

La cuarentena es un espacio reconocido en todas las culturas del mundo, cada una a su manera, con el único objetivo de procurar el descanso y la adaptación de esa nueva madre y de ese nuevo bebé que han llegado al mundo (porque si, él también tiene que adaptarse a este nuevo entorno tan distinto al útero materno). Dar tiempo al cuerpo y a la mente, respetar los ritmos propios de cada miembro de la familia, permitir que poco a poco todo se vuelva a reajustar y encontrar nuestra nueva “normalidad” nos hará transitar este período de un modo más coherente y armónico, y apreciar mejor estos momentos tan únicos que no se van a volver a repetir jamás.

*   *   *

Cuando las expectativas se confunden con la realidad. Si miramos afuera, los anuncios, los programas de televisión y las revistas donde aparecen famosas, es frecuente hacerse una sesión fotográfica a los dos días de haber parido subida en unos tacones, perfectamente vestida, peinada y maquillada, con una sonrisa estupenda mostrando una apariencia de “aquí no ha pasado nada”, cuando la realidad de la inmensa mayoría de las mujeres mortales no tiene nada -pero nada- que ver con esta imagen de posparto “normal”.

Esto tiene un impacto directo en nuestro imaginario y nos hace normalizar ciertos patrones que luego cuesta mucho desmitificar. Se nos vende un posparto idealizado disfrazado de normalidad exento de dolores y molestias, con un vientre plano inmediato, cuerpos recuperados a velocidad relámpago y sensaciones maravillosas, cuando la realidad tiene mucho más que ver con un cuerpo agotado y distinto, con mamas hinchadas y el abdomen distendido, con ojeras en la cara y estrías en la piel, con puntos en el periné y con sentimientos difusos entremezclados con angustia, responsabilidad, lloros y cansancio, entuertos dolorosos y sangrados habituales debidos a la normal involución uterina, el periné resentido y frecuentes molestias para ir al baño, sumado todo ello a la demanda continua de la -o las- criaturas. Ya no hablemos si ha habido un parto traumático, o una cesárea que implica una verdadera intervención quirúrgica que genera todavía más molestias, más dolor, mayor incapacidad y mayor tiempo de recuperación, con la consecuente cicatriz a tratar, física y emocional.

*   *   *

La maternidad de cuento no existe, lo que existe es un periodo de la vida de estar constantemente pendiente de ese recién nacido, de no pegar ojo, de recuperarse a marchas forzadas, de cicatrices, flacidez y estrías, de contradicciones y dualidades, de dudas e inseguridades, de comentarios y consejos muchas veces no pedidos, de enormes alteraciones del sueño, de tener que compaginar esta nueva situación con la vida pasada y de no tener tiempo ni para ir tranquila al baño.

Sin duda hay tantos pospartos como mujeres, y además no sólo depende del estado físico sino también del pisco-emocional y del apoyo sanitario-familiar que cada mujer reciba, así que es muy complicado resumir lo que implica el posparto, pero sin duda esta imagen representa mucho más fielmente la realidad de las madres hoy en día.

Más allá de los números, me temo que nadie se recupera en 40 días, así que parémonos un momento a reflexionar y tomemos conciencia de lo que implica este proceso. No se trata de sentenciar la maternidad, sino de visibilizar las condiciones reales a las que se enfrentan las madres, de comprenderlas, y a partir de aquí brindar un apoyo consciente y unos cuidados más acordes con las necesidades reales de las madres, los bebés y las familias.

Darnos cuenta de lo poco valorados que están los cuidados, la maternidad y la crianza en un mundo donde parece que sólo cuenta la productividad y el trabajo remunerado es un acto revolucionario. Maternar es un trabajo valiosísimo que influye directamente en la sociedad en la que viviremos mañana, por mucho que no esté reconocido, valorado, ni remunerado.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>